¿Cómo afectan el sol y el calor al coche? ¡Te lo explicamos!
12330
post-template-default,single,single-post,postid-12330,single-format-standard,multiple-domain-www-renaultherramar-es,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

¿Cómo afectan el sol y el calor al coche?

coche

¿Cómo afectan el sol y el calor al coche?

Cuando se acercan los meses de verano, es habitual pensar en las vacaciones y en el descanso, y es necesario prestar especial atención a los coches, que pueden verse afectados por las altas temperaturas y el sol. Como uno de los talleres de Renault en Madrid, creemos que es muy importante estar pendientes de lo que puede ocurrir con el coche durante los meses más calurosos. Por eso, a continuación, hacemos un breve repaso por los problemas que pueden surgir en el vehículo cuando está expuesto a los rayos del sol y las altas temperaturas tan características en esta época del año.

Efectos de las altas temperaturas en el coche

La pérdida en la potencia del turismo es quizás uno de los efectos más relevantes del calor. Puede verse reducida hasta en un 15%. Otro problema destacado es el sistema de frenado, que normalmente genera calor al estar sometido a una alta fricción, de modo que, al aumentar la temperatura en varios grados, los discos de frenos pueden deformarse en los casos más extremos, y debido a la evaporación, el líquido de frenos dura menos.

Los neumáticos sufren también un mayor desgaste en verano. Hay que tener en cuenta el calor que genera la fricción, y que se suma a las altas temperaturas en las que se encuentra el asfalto durante los meses de la época estival. Hacer revisiones regulares de su presión es fundamental.

Además de todo esto, los rayos del sol afectan a la pintura del coche, que pierde parte de su brillo y deja de lucir igual. El sol daña el brillo y el color del coche de forma definitiva, por lo que lo ideal es tratar de aparcar en zonas de sombra o guardar el coche en un garaje si es posible para evitar que el vehículo esté tan expuesto al sol durante los meses más calurosos del año.

Por otro lado, con el fin de evitar sorpresas desagradables si realizas algún viaje de vacaciones en verano, lo mejor es revisar los puntos básicos del vehículo antes de salir a la carretera, para comprobar que todo se encuentra en las condiciones óptimas para viajar.

En Herramar, creemos que es muy importante estar pendientes del calor y las altas temperaturas si tienes un vehículo, para prevenir las posibles averías y problemas que pueden surgir debido a una excesiva exposición del coche.

No Comments

Post A Comment