Diferencias entre llantas y tapacubos | Renault Herramar
10586
post-template-default,single,single-post,postid-10586,single-format-standard,multiple-domain-www-renaultherramar-es,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Diferencias entre llantas y tapacubos

talleres de Renault en Madrid

Diferencias entre llantas y tapacubos

Como uno de los talleres de Renault en Madrid en esta nueva entrada del blog queremos detenernos en las diferencias entre llantas y tapacubos. ¿Qué  similitudes hay entre ambas opciones? Lo vemos en las siguientes líneas.

Antes de nada, tenemos que insistir en que no se trata de una cuestión de estética. En sentido estricto, el tapacubos es una llanta. No obstante, existen motivos importantes que nos ayudarán a comprender por qué unas veces se habla de llanta y otras de tapacubos. 

Tanto la llanta como el tapacubos son importantes de cara al diseño de los vehículos. Las llantas son el elemento que une mecánicamente los ejes del coche con el neumático. Dicho de otro modo, sobre ellas va montada la rueda. La diferencia entre llanta y tapacubos la encontramos por lo tanto en los materiales de fabricación. Por regla general, hay dos tipos de llantas: 

  1. Las compuestas por chapa o acero. 
  2. Las que se forman con aleación ligera. 

En Herramar te recomendaremos la opción que mejor se adapte a las necesidades de tu vehículo, especificadas por el fabricante. 

La llanta de chapa o acero es la más utilizada, conocida como tapacubos. Son las más universales y comunes. Sus ventajas son la robustez ante posibles golpes, su  larga vida útil y su apariencia. Cambiando solo esta pieza darás un nuevo aire a tu coche. Además, las piezas de sustitución son sencillas de encontrar y, como son universales, servirán para distintas marcas y modelos. 

Las llantas de aleación ligera representan una opción cada vez más demandada. Sus grandes ventajas son su peso más reducido, que facilita el trabajo de la suspensión y los frenos. Destacan además por la alta refrigeración de los frenos. Son mucho más delicadas que las de chapa o acero y necesitan más mantenimiento. 

A modo de resumen, las anteriores son las diferencias básicas entre llantas y tapacubos. Cómo ves, en esencia son la misma pieza con diferentes componentes que mejoran el rendimiento y la seguridad. Eso sí, si tiendes a sufrir golpes en los bordillos mejor evita las llantas de aleación.

 

No Comments

Post A Comment