La importancia de vigilar la correa de distribución en tu vehículo
16854
post-template-default,single,single-post,postid-16854,single-format-standard,multiple-domain-www-renaultherramar-es,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

La importancia de vigilar la correa de distribución en tu vehículo

coche

La importancia de vigilar la correa de distribución en tu vehículo

Como taller concertado de la Mutua Madrileña en Madrid, creemos que la seguridad en un vehículo es lo más importante. Para ello, es necesario prestar atención a todos sus componentes y realizar las revisiones oportunas con el fin de mantenerlo siempre en buen estado. Una de las averías más habituales y cuyas consecuencias pueden llegar a ser catastróficas es la rotura de la correa de distribución. Existen muchas dudas sobre este elemento y lo que puede llegar a ocurrir si se rompe. A continuación, damos todas las claves.

Por qué es necesario vigilar la correa de distribución

Se trata de una de las averías más temidas por los conductores, puesto que los resultados para la mecánica pueden ser realmente graves. La correa de distribución es una pieza indispensable del coche, que se desgasta con el uso y con el paso del tiempo, y que debemos vigilar regularmente, siendo muy importante sustituirla después de determinados kilómetros.

Es una cinta dentada, que está fabricada en un material flexible que lo que hace es conectar al árbol de levas que se encuentra en la parte superior del motor, con el cigüeñal, situado en la parte inferior. De esta forma, su principal función es la de ofrecer un funcionamiento del motor sincronizado al ponerlo en marcha, y controlar así todas las fases de admisión de combustible en el mismo, la refrigeración, el escape de los gases y la bomba de gasóleo en el caso de tratarse de un motor diésel.

Cuando falla la correa de distribución por tensión, desgaste o porque se rompe, los árboles de levas y los pistones pueden dañarse y provocar también daños en las válvulas, dando lugar a una avería en la que el motor puede llegar a quedar inservible. La reparación en algunos casos no merece la pena, puesto que resulta demasiado costosa.

Normalmente, la duración de la correa de distribución puede oscilar entre los 60.000 y los 160.000 km. Por eso, en Herramar recomendamos consultar el libro de mantenimiento del vehículo y cumplir con todas las revisiones indicadas, puesto que, en función de las condiciones de uso, el desgaste en la correa puede ser mayor o menor.

No Comments

Post A Comment